rss
0

¿De verdad los españoles no ahorramos?

Un reciente estudio sobre la jubilación realizado por AXA, arroja algunos datos interesantes acerca de la percepción de los españoles sobre las pensiones y los retos a los que deben hacer frente. Así, el estudio recoge que el 57% de los jubilados en España considera su pensión insuficiente, lo que refleja una situación cuanto menos preocupante, aunque nada sorprendente, pues la pensión media en nuestro país se sitúa en 889,35 euros mensuales, lo que supone una bajada de ingresos muy importante frente a la etapa activa, en la que el salario medio bruto mensual es de 1.825 euros.

Por otro lado, se remarca que España es uno de los países en donde un menor porcentaje de los trabajadores ha comenzado ya a ahorrar para cuando se jubile, tan solo un 29%, y que la mayoría (89%) apunta a la pensión pública como la principal fuente de ingresos para la jubilación, lo que podría parecer una decisión arriesgada, dada la dudosa sostenibilidad del actual sistema público de pensiones.

Y digo yo, ¿es que nos hemos vuelto todos locos?, ¿es que no vemos más allá de “la semana que viene”? De todos estos datos se podría desprender que somos unos irresponsables, y que lo que hacemos es huir hacia adelante pensando que ya vendrá alguien a resolver nuestros problemas. Está claro que en cuanto a la planificación económica de nuestra jubilación, estamos a la cola de Europa. ¿O no es así?

Pues no, no es así, cuando en la “foto” de los ahorros que destinamos para planificar nuestra jubilación, aparecen aquellos destinados a la adquisición de una vivienda. ¿Cuántos somos los que nos vamos a pasar más de 30 años ahorrando todos los meses para poder pagar la hipoteca?, ¿cuántos hay que ya lo han hecho? El 87% de los mayores de 65 años en España cuentan con una vivienda en propiedad, cifra muy superior a la de la mayoría de los países de nuestro entorno. Preferimos ahorrar en vivienda a hacerlo a través de planes de pensiones privados, o por lo menos es lo que hemos venido haciendo hasta ahora.

Si una vez llegados a la jubilación pudiéramos disfrutar mes a mes de todo ese ahorro acumulado durante tanto tiempo en una vivienda, ¿quién dudaría entonces de nuestra capacidad de previsión? Seguramente el problema radica en el desconocimiento que existe por parte de la sociedad de una solución que permite convertir a la vivienda en un plan de pensiones complementario al público, y sin perder la propiedad ni el uso de la misma: la hipoteca inversa.

Sería muy importante por parte de todos, especialmente por parte de las autoridades, favorecer la contratación de hipotecas inversas en España, una solución que ayudaría a compensar la pérdida de poder adquisitivo que sufrimos los españoles en la jubilación, y sin mermar las tan maltrechas arcas públicas.

Sobre el autor

Deje su comentario




Si quiere que se vea una imagen suya en el comentario, obtenga un Gravatar.