rss
0

¿Qué pasa con el asesoramiento independiente?

El punto 4 de la Disposición adicional primera de la Ley 41/2007 Regulación del Mercado Hipotecario habla muy claro: 

“En aras de la transparencia y protección a la clientela, las entidades autorizadas para conceder hipotecas inversas deberán suministrar servicios de asesoramiento independiente a los solicitantes de este producto”. Las entidades autorizadas son cajas de ahorros, bancos y compañías aseguradoras.

Ante este imperativo legal, comprobamos a nuestro alrededor cómo se está aplicando la normativa.  Muchos de nuestros mayores consideran como mejores asesores un familiar cercano que entienda de números. Lo más habitual es pedir consejo a los hijos/sobrinos para resolver sus problemas de liquidez, aunque su asesoramiento no sea nada independiente.

Otro colectivo voluminoso son los clientes cautivos de las entidades bancarias que piensan que después de trabajar con una sucursal concreta tantos años “a estas alturas el director no les va a ofrecer un producto perjudicial para ellos”. Sin embargo, en términos generales, a pie de calle no se conoce el funcionamiento del producto ni el contenido de una simulación, pero el asesoramiento es fácil en estos casos aunque no sea independiente.

Por último, muchos de nuestros mayores consideran que es el notario el obligado a asesorar en última instancia y a que les explique el clausulado del contrato que no han tenido oportunidad de leer con antelación. Las funciones del notario son dar fe que los mayores, titulares del contrato, tienen plenas facultades para ello y resumir los términos del contrato para constatar que no hay errores con la operación que los mayores desean cerrar con la entidad de crédito.

La realidad es que el servicio de asesoramiento independiente es contratado libremente por los mayores con la intención de que les gestionen la mejor hipoteca inversa para su situación económica concreta y a la vez reciban la máxima garantía en cuanto a transparencia y defensa de sus derechos a lo largo de toda la operación. 

A la vista de los acontecimientos, no se está interpretando la normativa como un imperativo legal sino como una “recomendación”, ¿por qué?.

Como dice la ley, los mecanismos para que se lleve a cabo un asesoramiento independiente deben ser determinados por el Ministerio de Economía y Hacienda y he aquí el “quid” de la cuestión.

Mientras MEH no desarrolle nada formalmente, los mayores irán a la OCU a pedir explicaciones de lo que han contratado o en algunos casos los herederos, las entidades venderán el producto sea o no lo mejor para el cliente y los gestores fiscales, albaceas o agentes inmobiliarios recomendarán el producto cualquiera que sea la entidad que lo comercializa sin conocer las consecuencias financieras para el mayor, titular y máxima autoridad en la contratación del mismo.

 

Sobre el autor

Licenciada CC.Actuariales y Financieras y desempeña las funciones propias de optimización en la tramitación de todas las operaciones de hipoteca inversa que se presentan y contratan nuestros clientes en Óptima Mayores desde 2007.

Deje su comentario




Si quiere que se vea una imagen suya en el comentario, obtenga un Gravatar.