rss
0

La hipoteca inversa sigue creciendo a pesar de las fusiones de las Cajas de Ahorro

  • Se estima que en el segundo cuatrimestre de 2011 el número de solicitudes se ha incrementado un 21% frente al año pasado
  • Las fusiones de las Cajas han impedido un mayor aumento en la concesión de operaciones

Óptima Mayores, primera consultora en España especializada en asesorar a mayores de 65 años en este tipo de préstamos, asegura que los procesos de fusión que han sufrido las cajas de ahorro en España, principales proveedoras de este producto en nuestro país, han impedido un mayor crecimiento de la concesión de este tipo de préstamos durante el segundo cuatrimestre del año, que se ha mantenido por encima del año pasado en un 3%, cuando las solicitudes lo han hecho por encima del 20%. En los procesos en los que se han visto involucradas cajas que contaban con la hipoteca inversa en su cartera de productos, la entidad resultante ha tenido que paralizar temporalmente la concesión de estos préstamos por causas operativas, derivadas de la unificación de criterios en los departamentos de riesgos.

Las solicitudes siguen creciendo, un 21% en este segundo cuatrimestre, debido principalmente según la consultora, a la necesidad que tienen las personas mayores en nuestro país de buscar alternativas que les permitan complementar su pensión pública.

Según Angel Rodríguez-Carreño de Cominges, Consejero Delegado de Óptima Mayores “Desde el año 2005, se han producido numerosos cambios que han afectado a la oferta de este producto en España (cambios de condiciones de producto, salidas y entradas de entidades en el mercado), pero tenemos claro que es un producto de futuro en proceso de maduración que se está consolidando, pues la hipoteca inversa se perfila como la alternativa inmediata para paliar la pérdida de poder adquisitivo de los españoles una vez llegados a la jubilación, dado que permite “transformar” la vivienda en un plan de pensiones complementario, y sin perder la propiedad sobre la misma. Además, en el contexto actual de crisis económica, los mayores no solo no pueden recibir ayudas de hijos o familiares, sino que se han convertido muchos de ellos en benefactores de sus propios hijos, lo que supone un gasto añadido a mantener con su pensión.”

Sobre el autor

Deje su comentario




Si quiere que se vea una imagen suya en el comentario, obtenga un Gravatar.